Las flores de Medellín

Por: Andrés Gómez O.

Medellín celebra sus fiestas anuales con un sinnúmero de eventos que se congregan alrededor de un mismo símbolo: la belleza de los colores y las formas de las flores que abundan tercas en el verde que resiste obstinado el embate del asfalto de la innovación, flores que en muchos casos vimos cultivar a nuestras abuelas con dedicación silenciosa en los antejardines de otra época, y que tejieron en quienes vivimos nuestra infancia en ese valle, el telón de fondo sobre el que deambulan nuestros primeros recuerdos. Hoy la fiesta dista mucho de aquella intención, y aunque parte de ese mismo principio, llena nuestros ojos de otras flores que detrás de la perfección, ocultan una realidad de la que no se habla nunca, como tantas otras que refulgen en la ciudad, y mucho menos en días como estos en donde es imperativo que todo buen ciudadano muestre la mejor cara a los miles de turistas que recorren las calles. Ellos no estarían muy interesados en saber qué hay debajo de esos gigantescos plásticos que cubren las áreas cercanas al aeropuerto José María Córdova, en descubrir bajo los invernaderos una industria que se fundamenta en el uso indiscriminado de insecticidas y fungicidas de síntesis química que contaminan cuerpos de agua e intoxican a sus trabajadores, en más de un 80% mujeres, que aportan su minuciosidad a la reducción de costos laborales que permiten que esa industria “crezca” y sea competitiva en Colombia.

Doña Gloria vive en la vereda Campoalegre del municipio de Marinilla, al oriente de Medellín, en una de las zonas dedicadas al cultivo de hortensias tipo exportación. Su labor, que ha desempeñado por cerca de 7 años, consiste en “maquillar” los tallos que se cortan, es decir, buscar en el tallo y la flor todo tipo de problemas como Bortritis, Mildiu, manchas foliares, etc., y entregarlas en condiciones óptimas a los empacadores. Ante el más mínimo defecto o maltrato, el empresario corre el riesgo de que toda su producción sea devuelta por los intermediarios, de allí que se prefiera el meticuloso trabajo femenino para garantizar las condiciones del producto. Los tallos que recibe vienen en recipientes con capacidad para 30 de estos, y completamente empapados de los químicos que utilizan para la producción de las flores perfectas. El tipo de contrato que tiene con la empresa es por producto, es decir, le pagan por el número de tallos que logre maquillar. En los últimos meses, por una jornada laboral de 6 horas, obtiene alrededor de $8.000 (USD 4,2) lo que es mucho menos de la mitad del salario mínimo legal colombiano. En otros tiempos, cuando había mayor demanda, llego a ganar hasta $12.000 (USD 6,3). Sobra decir que Doña Gloria no tiene ningún tipo de seguridad social. Ella cuenta como ha visto su salud deteriorarse al presentar unas masas abdominales que cambian de tamaño, y que espera que en la última biopsia que le practicaron, no sean malignas. Dice que por lo menos ella es beneficiaria de su esposo en el Plan Obligatorio de Salud, pero que la mayoría de sus compañeras están completamente desprotegidas.

La siembra de flores en esquemas industriales implica todo tipo de problemas ambientales. La propagación de las plagas en un ambiente artificial con una especie única y alta densidad de siembra, hace necesario para la adecuada producción en términos económicos, el uso indiscriminado de agroquímicos que controlen la aparición y el establecimiento de diferentes tipos de organismos. Fertilizantes, productos hormonales, insecticidas, fungicidas, herbicidas, son varios de los más comunes, tanto en las labores de cosecha como de post-cosecha. Además, las condiciones típicas del invernadero producen altas temperaturas que permiten la vaporización de estas sustancias, generando un ambiente con altos niveles de concentración que afecta directamente la salud de los trabajadores. Al hablar del recurso hídrico es necesario mencionar que la floricultura hace un uso intensivo de este, lo que disminuye de manera importante su oferta y genera conflictos con el uso humano. En algunos casos, como en el de la sabana de Bogotá, se ha utilizado además de las fuentes tradicionales, aguas subterráneas. El siguiente problema asociado a la floricultura es la disposición de estos residuos peligrosos (sólidos y líquidos), que terminan contaminando los ríos y quebradas de las regiones “favorecidas” con tan pujante industria. (ver artículo)

Las flores, las más bonitas, las que se producen en masa para exportar, para que hablen por nosotros y digan muchos te amos en nuestros días ocupados que ya no se pasean por los antejardines así sean del recuerdo, pagamos por ellas, para que las fumiguen antes de llegar a su destino y dejen de ser efímeras y duren varios días y dictamos las dedicatorias o mejor que las escriba el florista, flores venenosas que gritan en la mesa de la sala que ahí estamos, que podemos pagar por ellas, que cuando amamos o morimos, lo mejor es el lenguaje de las flores en la ciudad de las flores de la eterna primavera la más innovadora la tacita de plata la ciudad de las apariencias la que esconde tras sus máscara la podredumbre, la cloaca, la ciudad de Vallejo y el río“ese río Medellín que convirtieron en alcantarilla para que arrastrara, entre remolinos de rabia, en sus aguas sucias, en vez de las sabaletas resplandecientes de antaño, mierda, mierda y más mierda hacia le mar”, por lo menos yo sólo recuerdo la mierda, no pude ver las sabaletas, pero sí los silleteros porque cuando pasan los silleteros es Antioquia la que pasa.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Lo que somos

Una respuesta a “Las flores de Medellín

  1. Muy oportuno el artículo, gracias querido. Espero llevarlo a los estudiantes de mi clase de ética y ojalá den con él en sus búsquedas de información online, pues sin acordarme de la “feria de las flores” es tema y tarea para las clase de esta semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s